RSS
email
17

"El progresismo rompe con la polarización y la confrontación"


26-Feb 08:29 am|Maru Morales
Carlos Luna advierte que ataques contra la propuesta buscan polarizar. El integrante del equipo programático de Henrique Capriles sostiene que se proponen estratificar las políticas sociales, en vez de uniformarlas.

La primera reacción de Carlos Luna cuando se le solicita la entrevista es de sorpresa, pues aunque tiene cerca de diez años estudiando, investigando y teorizando sobre el progresismo reconoce que no es un tema de debate público.


Desde que el candidato presidencial de la Mesa de la Unidad Democrática, Henrique Capriles, comenzó a hablar del Autobús del Progreso en su campaña para las primarias, el término comenzó a rodar tímidamente en los medios de comunicación. Luego de ganar las internas opositoras Capriles optó por hablar abiertamente del progresismo como tesis política de su propuesta de gobierno.



En cualquier caso, si la elección del 7 de octubre se va a dirimir entre el socialismo y el progresismo, cabe preguntarse de qué se trata.



--Es una corriente filosófico-ideológica que surge tras la caída del Muro de Berlín y la crisis de las ideologías a principios de la década de los años noventa. Esa crisis obligó a los teóricos y estatistas a preguntarse ¿qué hacemos: seguimos apegados a los enfoques de izquierda o liberales a ultranza excluyendo totalmente la visión del otro? ¿O tomamos lo mejor de cada uno? La respuesta fue pragmática y marcó el surgimiento de la Tercera Vía.



Se aplican medidas económicas y sociales de acuerdo con la agenda y las expectativas de los ciudadanos para cada asunto o momento. En la actualidad los principales expositores del progresismo son el brasileño Roberto Mangabeira y el británico Anthony Giddens.



--Al principio de su gobierno, Hugo Chávez abrazó la Tercera Vía promovida en aquel entonces por el ex primer ministro británico Tony Blair.



--Así es, porque en Chávez podemos identificar dos grandes momentos: una primera etapa progresista, cuando hablaba de una transformación paulatina, reformista y no violenta del Estado (1998-2003); y otra a partir de 2003, cuando da un giro totalmente marcado hacia la izquierda y toma la senda del socialismo.



--¿Por qué ahora desprecia al progresismo? --El ataque de Chávez al progresismo no es ideológico, sino electoral. Tiene el objetivo de polarizar a los votantes.



Si revisas el histórico electoral de las victorias de Chávez encontrarás que gana en escenarios de alta abstención y campañas polarizadas. Con esos ataques trata de contener la movilización de los no alineados y los chavistas light hacia una opción distinta, porque sabe que la gente está cansada y no recibe respuestas a sus problemas.



--¿Qué otro candidato venezolano había hablado del progresismo antes? --Que yo sepa, apartando a Chávez que ya mencionamos, no ha habido otro con la trascendencia que está teniendo ahora. Pero creo que más que un candidato, se trata de varios elementos: tienes la generación de 2007, que renovó el interés por los partidos, la formación ideológica y la política; hace dos años Voluntad Popular sacó a la calle su documento fundacional inscrito en el progresismo; y en lo externo tienes un caso muy cercano, como lo es Brasil. Entonces hay una especie de envolvimiento interno y externo orientado en esa dirección.



--¿El progresismo venezolano está inspirado únicamente en el Brasil de Lula? --Nuestro planteamiento se guía por las nociones del economista indio, premio Nobel de Economía, Amartya Sen.



Sostenemos que la función del Estado es ofrecer todas las oportunidades necesarias para que la persona explote las capacidades con las que nace y mejore sus condiciones de vida. El progresismo, Capriles y el proyecto de la Mejor Venezuela elaborado por VP plantean que ninguna persona al momento de nacer esté determinada por el lugar, la situación y condición en la que nació, sino que tenga todas las oportunidades abiertas para que pueda llegar tan lejos como quiera.



--¿Cómo se hace eso? --Para romper con la pobreza hay que trabajar en dos direcciones: con políticas educativas para la transformación de la sociedad y con políticas de seguridad ciudadana. Por eso no descartamos las misiones, sino que hablamos de su institucionalización y supervisión, porque sabemos que tenemos una deuda social que atender de inmediato.



Lo fundamental para el nuevo gobierno serán las victorias tempranas, y eso requiere medidas de superación de la pobreza de manera rápida y efectiva, no efectistas; que la gente sienta en corto plazo que está avanzando.



--¿Dónde se ha aplicado el progresismo con éxito, además de Brasil? --Nuestro ejemplo ahorita es Brasil, nadie puede decir que la experiencia de Lula no fue exitosa con programas como Hambre Cero, Pacificación de Favelas y Transferencias Condicionadas a la Educación, que buscan mantener al niño y al adolescente en el sistema educativo. Otra experiencia en materia de políticas sociales es México, con el Programa Oportunidades, que tiene apoyo gubernamental pero está guiado por las ONG.



--¿Cómo se expresa el progresismo en lo político, en lo social, en lo económico y en lo ambiental? --En política es pragmático e incluyente. Es respetuoso de la ley, promotor de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales. En lo social no descarta al Estado, pero tampoco lo magnifica, sino que busca la dotación del ser humano de condiciones y oportunidades para desarrollar sus capacidades en condiciones de igualdad. Aplica medidas estratificadas para sacar a los más pobres de su situación, y otras diferentes para ayudar a los sectores medios a recuperarse. En lo económico promueve la participación del Estado en aquellas áreas donde se necesita su presencia reguladora y admite la oferta y la demanda bajo supervisión.



En lo ambiental promueve el desarrollo sustentable y sostenible, dirigido a cambiar el modelo capitalista de producción y consumo que arrasa la naturaleza. Planteamos un desarrollo en armonía con el medio ambiente que genere fuentes de energía alternativa.



--¿El socialismo de Chávez es progresista? --No, porque es excluyente.



Por ejemplo, este gobierno presenta una propuesta para estimular el turismo ecológico, pero lo hace Mintur solo; si va a hacer una política para masificar el desarrollo del deporte excluye a Polar, que es el principal patrocinante del deporte en el país por más de 60 años. El progresismo genera oportunidades para todas las personas, incluye en su diseño a todos los actores políticos sin ningún tipo de referencia desde el punto de vista ideológico y produce beneficios para todos.



--¿Cómo puede competir el mensaje sobre el progresismo, casi desconocido entre el elector promedio, con la marca del socialismo divulgada masivamente desde 2006? --Nuestra propuesta ofrece una comunicación transversal con la gente. La propuesta del socialismo es la comunicación vertical donde la gente está abajo pidiéndole cosas a un Estado todopoderoso que está arriba y que decide qué darles, cómo darles y cuándo darles. Nosotros creemos que el diálogo debe ser inclusivo y propositivo, orientado a la búsqueda de soluciones. El modelo progresista escucha los problemas de la gente para diseñar soluciones adaptadas a lo que la gente quiere.



De ese modo nos conectamos con el sentir de millones de venezolanos cansados de las peleas, la confrontación y las promesas irrealizadas.



El progresismo rompe con la polarización y la confrontación. La gente quiere paz, progreso y bienestar, y eso es el progresismo.


Read more
 

Seguidores

Contacto

Correo: lavzlaqq@voluntadpopular.com Twitter: @lavzlaqq